Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Por el camino de... > Mercedes Sosa: un símbolo de los pueblos

Mercedes Sosa: un símbolo de los pueblos

Miércoles 14 de octubre de 2009

Mercedes Sosa nació el 9 de julio de 1935 y murió el 4 de octubre de 2009, a sus 74 años. Debutó a los 15 años, en octubre de 1950, en un concurso radiofónico bajo el nombre de Gladys Osorio, y lo ganó con la zamba "Triste estoy". Diez años después, se comprometió de lleno con la canción popular como integrante del Movimiento Nuevo Cancionero, una corriente renovadora del folclore argentino, que ponía el acento en la vida cotidiana de la gente, en sus alegrías y sus tristezas y cuyos fundadores fueron, entre otros, Armando Tejada Gómez, Tito Francia y Manuel Óscar Matus, esposo de Mercedes, con quien tuvo un hijo: Fabián Matus.

En 1966 publicó "Zamba para no morir", tema incluido en el álbum "Yo no canto por cantar", con el que despegó en Estados Unidos y Europa y realizó su primera gira internacional. Durante esa gira conoció al compositor Ariel Ramírez quien le propuso ser la voz de "Mujeres Argentinas", obra que se concretó en 1969 y que fue censurada por la dictadura militar argentina.

Entre 1972 y 1977 publicó "Hasta la victoria", "Traigo un pueblo en mi voz", "A que florezca mi pueblo", "Mercedes Sosa" (disco con letras de poetas argentinos y latinoamericanos) y "Mercedes Sosa interpreta a Atahualpa Yupanqui".

También en 1971 publicó "Homenaje a Violeta Parra", con una docena de temas de la gran protagonista del Canto Popular Chileno; de la artista chilena popularizó en todo el mundo el tema "Gracias a la vida". .

Los "tiempos difíciles", como dice su página oficial en internet, comienzan en 1978, cuando fallece su pareja, Mazzitelli, a causa de un tumor cerebral y poco después se le prohíbe cantar en lugares públicos, tras ser detenida en la ciudad de La Plata junto con todo el público que había ido a verla cantar.

Por su compromiso y su lucha fue exiliada en 1979 a París y un año después en Madrid, pero su actividad como artista no se vio truncada en el exilio y en 1979 grabó un disco en portugués con Chico Guardia y Hamilton.

Regresó a Argentina en febrero de 1982, dos meses antes que la dictadura de su país se lanse a la guerra de las Malvinas; dio trece recitales en el Teatro Ópera que quedaron reflejados en el disco "Mercedes Sosa en Argentina", en el que aparecen como invitados León Gieco, Charly García y Ariel Ramírez.

Como productora organizó uno de los espectáculos más importantes presentados en Argentina en homenaje a las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo titulado "Sin Fronteras", que reunió en Buenos Aires a grandes figuras argentinas de la canción.

En su trayectoria musical, Mercedes Sosa se convirtió en un símbolo de América Latina, su voz representó los cantares de los trabajadores y la juventud que luchan en contra de la explotación. Los ideales de la Negra Sosa (como cariñosamente la llamaban) se encontraban junto a los desposeídos y en varias ocasiones se declaró como un personaje de izquierda, como una artista comprometida con los ideales y los sueños de los pueblos.