Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Por el camino de... > NAJI AL- ALÍ

NAJI AL- ALÍ

Martes 21 de abril de 2009

Nace en el pueblo Al-Shajara, en Galilea, en 1937 y muere asesinado el 30 de agosto de 1987.

Dibujante político palestino, de gran popularidad entre los pueblos palestino y árabe. Sufrió encarcelamientos permanentes en el Líbano. En 1948, tras la primera guerra árabe-israelí se exilió con su familia en el campamento libanés de Ain al-Helwa.
Consciente de su compromiso con Palestina, comenzó a participar en la lucha por su liberación dibujando en los muros del campamento de refugiados y en los de la cárcel. Mediante el arte habló a los suyos, con una nueva visión de la vida y el futuro de libertad para su amada Palestina.

En 1960 inició estudios en el Instituto de Arte de Beirut, pero los abandonó para trabajar en Kuwait, en la revista at-Talía y en el diario al-Qabas. En éste último nace Handala que es la representación de un niño gordo y mimado, descalzo como el resto de los niños de los campamentos de refugiados, leal a Palestina; de corazón puro; con las manos a la espalda en señal de rechazo, a las propuestas de EEUU y su sistema imperialista. Es el símbolo de la amargura, pero con perspectiva de libertad, amor y patriotismo.

En 1971, sus caricaturas despertarían protestas de los regímenes árabes. Vendrían las deportaciones a Líbano. Allí trabajaría para el diario as-Safir, bajo amenazas de muerte por las críticas de sus caricaturas. Época muy productiva, sin miedo ni desesperación, de enfrentamiento a los ejércitos israelitas de ocupación con caricaturas y dibujos de flores, esperanza y balas.

"La caricatura -había dicho- es un recurso de los oprimidos y excluidos, de quienes pagan un alto precio por sus vidas, llevando sobre sus hombros la carga de los errores cometidos por las autoridades”.

En 1985, se marcha a Gran Bretaña, donde continúa trabajando para el mismo diario, pero es asesinado con un balazo en la cabeza. Su ejemplo nos hace comprender cuán importante es el arte comprometido con la libertad y grandeza de la Patria ocupada, mirando el futuro con optimismo y dedicación a las causas más nobles.