Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Construcción del partido > La lucha por la revolución y el socialismo está vigente

La lucha por la revolución y el socialismo está vigente

Martes 21 de abril de 2015

A pesar de la prédica del correísmo, en nuestro país no se ha dado una revolución; no han cambiado las relaciones de producción, es más, las formas de explotación y de obtención de la plusvalía se han afirmado, los niveles de sobreexplotación y precarización del trabajo se han acrecentado, pues, se han recortado varias de las conquistas sociales. La apropiación de la riqueza creada por los trabajadores en pocas manos es evidente, no ha existido periodo más fructífero para las ganancias de los banqueros y grandes comerciantes. Mientras tanto los sueldos en el sector público se han mantenido congelados y en el sector privado su aumento ha sido ínfimo comparado con el aumento de la producción y por ende del crecimiento industrial.

Aparentemente vivimos un estado constitucional y democrático, pero en la realidad las libertades han sido limitadas, se persigue a la organización social, se criminaliza la protesta, se restringe la libertad de expresión; en definitiva, vivimos una dictadura de burguesía sobre las clases trabajadoras; a pesar de esto, los pueblos del Ecuador luchan por cambiar la realidad, no es un pueblo derrotado, es heredero de la tradición de lucha por la libertad y contra las tiranías. Venimos de un periodo de reflujo, la insatisfacción empieza a tomarse las calles. Porque mientras hay desigualdad e injusticia, habrá razón para luchar.

Esta pelea por las reivindicaciones debe dar un salto a una lucha que cuestione las estructuras políticas, la conciencia de las grandes masas no viene dada por osmosis; la teoría revolucionaria marxista leninista es la que conducirá a las fuerzas populares a organizarse y disponerse a la lucha por conquistar el poder. Esta teoría será inyectada al movimiento por medio del partido revolucionario, aquella organización que es capaz de analizar la situación económica y social del país, descifrar correctamente la correlación de fuerzas y el desenvolvimiento de la lucha de clases y trace la estrategia y la táctica para la revolución, en definitiva, asuma un rol de vanguardia, de dirección política.