Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Construcción del partido > La militancia comunista, compromiso de vida

12 de abril Día de los Héroes del Partido:

La militancia comunista, compromiso de vida

Miércoles 6 de abril de 2016

Los revolucionarios somos seres con grandes sentimientos que hacen que asumamos la empresa de la lucha por la emancipación social

La historia de la humanidad es realizada por las masas trabajadoras, en ellas las ideas revolucionarias encuentran la tierra fértil para que se conviertan en fuerza material de los grandes cambios sociales; en su interior desarrollan los líderes que las dirigirán en sus luchas, hombres y mujeres que adquieren un compromiso con las ideas del progreso, que despliegan una sensibilidad que les permite indignarse ante toda injusticia, estas características hace que estos líderes se acerquen a las ideas de avanzada, se organicen y luchen para hacerlas realidad.

Esa militancia revolucionaria se la desarrolla al interior del partido, los ejemplos de Milton Reyes, Rosita Paredes, Jaime Hurtado, Rafael Larrea, Washington Alvarez y otros, testimonian el desarrollo de los valores morales comunistas en el fragor de la lucha de clases en el país; la dignidad y el valor demostrado por nuestros héroes no surgió de manera espontánea, fue fruto del trabajo abnegado por superar las dificultades a nombre de la causa revolucionaria, su voluntad dependió del fin al que dispusieron su vida.

Nuestra militancia no ha nacido del humanismo burgués, los revolucionarios que asumimos el marxismo leninismo como concepción somos seres con grandes sentimientos que han hecho que asumamos la empresa de la lucha por la emancipación social, el amor a la humanidad, el deseo de combatir la miseria; nuestro convencimiento de la lucha por la libertad hizo que a mediados del siglo XIX nazca el marxismo, ha movilizado a miles de obreros en el mundo a la lucha por el socialismo, derrumbó el zarismo y derrotó las cadenas del colonialismo en el sudeste asiático. Esos sentimientos humanos surgen del convencimiento de la necesidad de la trasformación social, llevando incluso a que los revolucionarios antes de su muerte proclamen como Julius Fucik: “Hombres: os he amado.”

El ejemplo de los héroes del partido significa para nosotros la afirmación de ese ser humano diferente, que milita en el partido comunista, que vive y lucha en contacto con las masas trabajadoras, que las organiza para la lucha por el poder; entregando todo su esfuerzo a la lucha revolucionaria, quitando horas al descanso, a su tranquilidad personal o familiar, pero a pesar de esos esfuerzos no es ajeno al contacto humano, al calor de la solidaridad, a la esperanza, a la alegría.

El valor demostrado por Jonás, Jorge Tinoco, Miguel Pozo, y otros nos señala la firmeza de espíritu que debe desarrollar el comunista, su esfuerzo por superar las derrotas, las amarguras personales; por que únicamente en la lucha por la libertad de los pueblos es donde se desarrolla el valor y el heroísmo de los combatientes, su coraje y audacia, su fe inquebrantable en el triunfo de la causa de la humanidad.

Nuestra militancia nos ha enseñado la necesidad de superar las dificultades materiales y espirituales para alcanzar las victorias, hemos aprendido que el desarrollo personal ha sido más notable en aquellos momentos en que los individuos funden sus intereses con los intereses sociales, cuando ven en la lucha por el socialismo la causa suya y de millones.