Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Testimonio y Dialéctica > El histórico 1ro de Mayo y su legado a la clase obrera

El histórico 1ro de Mayo y su legado a la clase obrera

Miércoles 19 de abril de 2017

Durante el siglo XIX las desigualdades sociales características del sistema capitalista, se manifiestan con mayor notoriedad en varia ciudades de los Estados Unidos, por cuanto una masiva llegada de inmigrantes europeos proporcionaba las condiciones para que la explotación del proletariado pueda darse de manera más descarada.
Había demasiada gente esperando por trabajo que si un obrero se enfermaba o por cualquier otra emergencia se ausentaba de su lugar de trabajo, inmediatamente era sustituido por otro trabajador, circunstancia que facilitaba para que los patronos impongan un horario de trabajo de 12 a 16 horas diarias.
En este escenario de explotación laboral empiezan a surgir los dirigentes sindicales y las organizaciones de trabajadores que guiarían a sus camaradas explotados a luchar por sus reivindicaciones. Dentro de este grupo de dirigentes obreros se puede citar el nombre de Peter McGuire un joven trabajador que junto a otros 100.000 obreros serían los pioneros de las primeras huelgas que se deban en este país.
En cuanto a las organizaciones de trabajadores en los Estados Unidos la mayoría de los obreros estaban afiliados a la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo, pero tenía más preponderancia la Federación Estadounidense del Trabajo, inicialmente socialista, en estas condiciones se suscita una importante jornada de lucha el 1 de mayo de 1886.
Unos 200 000 trabajadores iniciaron la huelga bajo la consigna: "Ocho horas de trabajo, ocho de reposo y ocho para la recreación". En Chicago, donde las condiciones de los trabajadores eran mucho peor que en otras ciudades del país, las movilizaciones siguieron los días 2 y 3 de mayo. La única fábrica que trabajaba era la fábrica de maquinaria agrícola McCormick, hasta que el dia 3 los obreros tuvieron una pelea campal con los esquiroles fieles a la patronal. Una compañía de policías, sin aviso alguno, procedió a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo 6 muertos y varias decenas de heridos.
Uno de los testigos de este sangriento desenlace, el periodista Adolf Fischer, redactor del Arbeiter Zeitung, corrió a su periódico donde redactó una proclama que decía: "Trabajadores: la guerra de clases ha comenzado. Ayer, frente a la fábrica McCormik, se fusiló a los obreros. ¡Su sangre pide venganza!
¿Quién podrá dudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. ¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria.
Si se fusila a los trabajadores, respondamos de tal manera que los amos lo recuerden por mucho tiempo.
Es la necesidad lo que nos hace gritar: ¡A las armas!.
Ayer, las mujeres y los hijos de los pobres lloraban a sus maridos y a sus padres fusilados, en tanto que en los palacios de los ricos se llenaban vasos de vino costosos y se bebía a la salud de los bandidos del orden...
¡Secad vuestras lágrimas, los que sufrís!
¡Tened coraje, esclavos! ¡Levantaos!

La proclama terminaba convocando a un acto de protesta para el día siguiente. El 4 de mayo en la plaza de Haymarket más de 20 000 personas fueron reprimidas por 180 policías. Un artefacto explosivo estalló entre los policías produciendo un muerto y varios heridos. La policía abrió fuego contra la multitud matando e hiriendo a un número desconocido de obreros.
Los sucesos de Chicago costaron la vida de muchos trabajadores y dirigentes sindicales; no existe un número exacto, pero fueron miles los despedidos, detenidos, procesados, heridos de bala o torturados.
Sin embargo su sacrificio consiguió que a finales de mayo de 1886 varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de 8 horas a sus obreros.
En 1889, durante el Primer Congreso de la Segunda Internacional Socialista, celebrado en París, se decidió que el 1 de mayo conmemoraría en adelante la solidaridad laboral. dad laboral. Desde entonces,
en el mundo, los trabajadores y pueblos expresan en esta fecha el repudio a la explotación capitalista y su decisión de transformar la sociedad.