Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > País > Banco Central nueva caja chica del correísmo

Banco Central nueva caja chica del correísmo

Martes 16 de mayo de 2017

El gobierno en su desemfreno económico no ha visto problema en perjudicar a los depositantes utilizando los recursos del encaje bancario y del Fondo de Liquidez.

Las necesidades financieras del correísmo no paran, sin embargo las fuentes de donde puede saciarlas están agotadas, la manipulación e infracción de la ley ha sido la única forma por la que en los últimos tiempos ha logrado obtener recursos.

Un caso que cae dentro de este ámbito son los recursos que la banca deposita en el Banco Central del Ecuador (BCE) como reserva de sus operaciones de captación, conocido como encaje bancario. Se entiende, según la lógica y la ley, que están depositados en una entidad confiable que garantiza la custodia de esos dineros, pero las últimas “movidas” económicas del régimen llevan a la conclusión contraria.

El encaje bancario, según el propio BCE es parte de su sistema de reserva financiera. No son dineros de su propiedad, son parte de sus pasivos, y, obviamente, se integran a sus balances, por tanto es componente de la “imagen” financiera que presenta el país, especialmente frente a entidades multilaterales y países. Lo nuevo y oscuro en este caso es que estas reservas se agotan y no es porque los dueños de esos dineros los hayan retirado, sino porque el BCE ha dispuesto de ellos.

Se conoce que cerca de 1600 millones de dólares el BCE habría entregado al gobierno central de sus reservas, reduciéndolas al punto de poner en riesgo a todo el sistema financiero. Los banqueros han oficiado al BCE exigiendo respuestas.

Pero el problema no queda allí. Los bancos, por disposición legal, crearon el Fondo de Liquidez que lo alimentan constantemente para enfrentar posibles fugas de dinero, como el feriado bancario. Una disposición de la Junta de la Política Monetaria calificó de reservada la información sobre esos dineros, pero antes también ordenó que parte de esos recursos, que superan los dos mil millones de dólares, que se mantenían en el exterior sean repatriados.

Por un lado ocultan información y por otro hacen uso de recursos irrespetando sus propios reglamentos o modificandolos a su conveniencia no a la conveniencia de los depositantes.

El objetivo es claro: obtener dinero aplicando cualquier mecanismo para tratar de mantener una situación imposible de hacerlo sin recursos frescos. ¿A dónde fueron esos dineros? Sospechosamente fueron tomados en el curso de la campaña electoral.

La papa caliente de la iliquidez fiscal le quemará las manos a Moreno.