Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > desde la Historia > La Revolución de Octubre y la cultura

100 años de la revolución bolchevique

La Revolución de Octubre y la cultura

Jueves 29 de junio de 2017

La cultura proletaria no surge de fuente desconocida, no es una invención de los que se llaman especialistas en cultura proletaria. Sería absurdo creerlo así.

El presente trabajo es una reseña bibliográfica del artículo “La Revolución de Octubre y la cultura” de autoría del Partido del Trabajo (EMEP) – Turquía, publicado en la Revista Unidad y Lucha Nº 34, Órgano de la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista Leninistas (CIPOML).

Con el triunfo de la Revolución nació el debate de cómo hacer de la cultura un elemento que aporte al fortalecimiento del proceso revolucionario, es así que surgió un movimiento denominado Proletcult (Cultura Proletaria), el tema y el contenido de este nuevo arte, pensaban, debían basarse en los intereses y aspiraciones del proletariado internacional. Sus representantes llegaron a conclusiones equivocadas: “La cultura de la revolución proletaria iba a ser una cultura totalmente nueva, distintiva, libre de cualquier conexión con y en plena contradicción con la antigua. El arte de los siglos pasados tenía que ser rechazado completamente”.

Lenin declaró su oposición a tales tendencias. En 1920, llama la atención sobre los serios problemas creados por este movimiento: difundir las visiones burguesas y reaccionarias bajo el disfraz de “Cultura Proletcult”... El resultado más significativo de ésta experiencia fue la rica lección que trajo sobre cómo la revolución socialista debería tratar la cuestión de la cultura en términos de los conceptos de “desconexión y continuidad”. Lenin sabía lo infantil que era intentar crear una nueva cultura menospreciando el conocimiento acumulado de miles de años. Para él, el marxismo, por ejemplo, se había puesto de pie sobre “todo el desarrollo de la humanidad”. La cultura proletaria “tiene que ser desarrollo lógico del acervo de conocimientos conquistados por la humanidad bajo el yugo de la sociedad capitalista, de la sociedad de los terratenientes y los burócratas. También dijo que la cultura proletaria “no surge de fuente desconocida, no es una invención de los que se llaman especialistas en cultura proletaria. Sería absurdo creerlo así.” (Lenin, Tareas de las Juventudes Comunistas, discurso en el Tercer Congreso de la UJC, octubre de 1920)

En su proyecto de resolución “Sobre la cultura proletaria” Lenin escribió: “El marxismo ha conquistado su significación histórica universal como ideología del proletariado revolucionario porque no ha rechazado en modo alguno las más valiosas conquistas de la época burguesa, sino, por el contrario, ha asimilado y reelaborado todo lo que hubo de valioso en más de dos mil años de desarrollo del pensamiento y la cultura humanos. Sólo puede ser considerado desarrollo de la cultura verdaderamente proletaria el trabajo ulterior sobre esa base y en esa misma dirección, inspirado por la experiencia práctica de la dictadura del proletariado como lucha final de éste contra toda explotación”.



Los soviéticos organizaron una gran movilización para educar a los jóvenes, mujeres y campesinos, implementaron programas educativos para los trabajadores en la producción con los “sábados comunistas” para superar la desconexión entre la teoría y la práctica y apuntar a una ilustración continua y efectiva a través de millones de libros nuevos, periódicos y folletos. Con sus fuertes raíces, el arte y la literatura rusas fueron llevadas a las masas; en el cine y en el teatro apreciadas producciones se desarrollaron con formas y contenidos nuevos no sólo para Rusia, sino para toda la práctica del arte alrededor del mundo.



La Revolución permitió la creación de nuevas e interesantes obras en los campos de las artes plásticas, la pintura y la escultura.

En conclusión, para los autores del artículo, la Revolución Soviética merece ser reconocida como la más alta culminación de los esfuerzos de la humanidad por el progreso y la liberación, demuestran que la clase obrera, en pocas décadas, pudo lograr lo que la burguesía hizo en 500 años. Pese a la guerra civil, el ataque nazi, se construyeron grandes ciudades, se creó una arquitectura distinta y se produjeron obras duraderas en los campos del arte y la literatura. Bajo la dirección de la clase obrera uno de los mayores logros de la construcción del socialismo estuvo en el campo cultural.



La ópera, el ballet, la música sinfónica, el arte moderno, etc. habían sido el sujeto de esta educación extensiva y las masas de trabajadores y campesinos se encontraron cara a cara con este gran tesoro.

En lo que se refiere a la literatura, el arte, la ciencia, la filosofía, etc., la mayor contribución que hizo es demostrar que era posible producirlas socialmente con el poder de la clase obrera. Cambió las condiciones sociales de la producción científico–cultural y abrió una nueva ventana mostrando que todas las ideas utópicas sobre el poder de las masas podrían materializarse.