Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Editorial > No se fue, ¡huyó!

No se fue, ¡huyó!

Martes 11 de julio de 2017

Huye porque él es responsable directo de la corrupción escandalosa existente en el país, que tiene como autor directo en el caso Odebrecht ni más ni menos que a su principal colaborador y a quien quiso dejarlo como presidente.

La última imagen que deja Rafael Correa en el país es la de una persona que necesita un gran despliegue militar y policial que lo resguarde para poder movilizarse. El fin de semana previo a su viaje a Europa, el sector de su residencia estuvo fuertemente resguardado y el día mismo de su partida el aeropuerto fue tomado por efectivos policiales y militares. No queda duda que al ex presidente el miedo le persigue.

Su permanencia en el Ecuador no es segura –lo sabe-, no porque sea blanco de posibles atentados o ataques de esa índole, sino del vapuleo cuando aparezca en público, como ya ha ocurrido en estos días.

No se fue, ¡huyó! Huyó para separar su imagen de la realidad en la que vive el país como resultado de su desastrosa gestión presidencial que, ahora, ha forzado al nuevo gobierno reconocer que las cosas están mal, que no hay tal paraíso que Correa dijo existir. Por eso se va peleado de Lenín Moreno, al que le ha calificado de desleal y mediocre, e inclusive amenazándole de convertirse en su opositor y de abandonar Alianza País.

Se va porque él es responsable directo de la corrupción escandalosa existente en el país, que tiene como autor directo en el caso Odebrecht ni más ni menos que a su principal colaborador y a quien quiso dejarlo como presidente. Por eso fue correcto el pedido de Unidad Popular de impedir su salida del país.

Se va también porque prefiere construir la idea del ausente necesario para resolver los problemas del país, como el viejo dictador Velasco Ibarra cada vez que abandonaba el Ecuador después de sumir al país en la crisis por efecto de sus desastrosas presidencias.

Huye ahora con la idea en mente de regresar como el redentor porque es consciente que dejó un país en crisis y que el gobierno de Moreno fracasará.