Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Construcción del partido > Provocar un salto en la calidad del militante del partido

Provocar un salto en la calidad del militante del partido

Miércoles 9 de agosto de 2017

Poseemos un acumulado muy importante que lo debemos aprovechar como elemento referencial para nuestro trabajo, mas no como un depósito de “recetas” aplicables mecánicamente y en cualquier circunstancia. El marxismo leninismo nos enseña a ver y entender los fenómenos político-sociales en su contexto concreto, lo que otorga a cada uno de ellos su particularidad y a nuestra actividad la obligación de responder a esa realidad puntual, específica.

Hace pocos días nuestro Partido cumplió 53 años de existencia. Eventos conmemorativos se realizan durante todo agosto en las distintas provincias, en los que la militancia expresa su alegría por la actividad que desarrollamos para cumplir con los objetivos estratégicos que el Partido tiene trazados; sin embargo, ese contento no significa satisfacción plena, pues, entendemos que hay mucho más que hacer por delante y que siempre, cada día, las cosas deben realizarse mejor que antes.

La calificación o el mejoramiento de la actividad de cada uno de los militantes del Partido es consustancial con la condición de revolucionarios marxista leninistas, pues, miramos y entendemos a la sociedad y al mundo en su dinámica de transformación permanente, que no solo implica comprenderlas en su movimiento sino encontrar los mecanismos para actuar sobre ellas a fin de transformarlas. La autosatisfacción con lo que hemos hecho puede provocar el anquilosamiento y, con ello, la pérdida de lo alcanzado.

En el curso de estos años de existencia del Partido hemos acumulado una importante experiencia política en la confrontación a los distintos sectores o facciones burguesas que se han turnado en el gobierno y, a la vez, en los mecanismos para desarrollar la organización y lucha de la clase obrera, la juventud y los pueblos en general. Este es un acumulado muy importante que lo tenemos y debemos aprovechar como elemento referencial para nuestro trabajo, mas no como un depósito de “recetas” aplicables mecánicamente y en cualquier circunstancia. Justamente el marxismo leninismo nos enseña a ver y entender los fenómenos político-sociales en su contexto concreto, lo que otorga a cada uno de ellos su particularidad y a nuestra actividad la obligación de responder a esa realidad puntual, específica.

Aprender a mirar los fenómenos de esta manera es fundamental para el mejoramiento de la calidad de los cuadros y militantes del partido, entendiendo, a su vez, que la calificación individual provoca un salto en la organización. En otras palabras, eso implica ver los fenómenos de manera dialéctica, apreciar los cambios que se producen y las tendencias que se manifiestan en ellos.

En estos días asistimos a un fenómeno político que grafica y ayuda a entender lo que decimos. En menos de 60 días, desde la posición de Lenín Moreno como presidente, el escenario político del país ha tenido cambios significativos: de un presidente que surgió signado por la ilegitimidad, debido a las denuncias de fraude electoral, se ha pasado a un mandatario que ha cosechado respaldo popular por efecto de su denuncia de la crítica situación económica del país provocada por el gobierno de Rafael Correa y de su disputa con éste; de un partido de gobierno aparentemente unido en torno a la gestión económico-política de la denominada revolución ciudadana, se ha pasado a una confrontación abierta entre quienes la defienden ciegamente y quienes la critican como provocadora de la crisis y hasta caracterizada por la corrupción; de un Vicepresidente de la República conocido prácticamente por todo el país como el depositario de la confianza de Rafael Correa y, por lo tanto, llamado a cumplir un rol fundamental en el Gobierno, se ha pasado a un vicepresidente sin funciones, convertido en acre opositor del presidente Moreno. No mirar estos y otros fenómenos que se están produciendo y pretender continuar nuestra actividad como si “nada nuevo” ocurriera en el país implicaría actuar con un evidente mecanicismo y, por lo tanto, con el riesgo de desfasarnos del momento político y permitir que las distintas facciones burguesas actúen libremente sobre las masas para su manipulación política.

El cuadro, el militante del Partido tienen la obligación de estudiar, comprender el escenario político y definir la manera correcta de actuar en él, teniendo presente la necesidad de acumular fuerzas para el cumplimiento de nuestros objetivos revolucionarios.

De esto queda claro que el estudio de la teoría, el marxismo leninismo, y de la realidad económico, política y social del país es fundamental en este proceso que nos planteamos para mejorar la calidad de la militancia del partido. Un mejor y profundo conocimiento de la teoría marxista leninista y de la política del partido es indispensable para una práctica revolucionaria de calidad, eficiente. Lenin planteó este asunto en los siguientes términos: Sin teoría revolucionaria no hay movimiento revolucionario.