Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Construcción del partido > Nos planteamos una gran tarea política: conseguir recursos para la (...)

Nos planteamos una gran tarea política: conseguir recursos para la revolución

Martes 22 de agosto de 2017

Se trata de una tarea política de gran importancia, que debe ser discutida y organizada de manera colectiva en cada uno de los organismos del Partido: células, comités, grupos de candidatos a miembros, a fin de precisar y conocer a cabalidad cómo va a ser aplicada en cada uno de los sitios de trabajo y la responsabilidad personal de cada militante.

Nuestro Partido ha puesto en marcha una Campaña Financiera en todo el país, que tiene como propósito conseguir recursos económicos para sostener algunos aspectos de nuestra actividad revolucionaria. Esta acción se la ejecutará a través de la venta de bonos y escarapelas entre los amigos, simpatizantes del Partido y sectores de masas en los que desarrollamos nuestra actividad.

Se trata de una tarea política de gran importancia, que debe ser discutida y organizada de manera colectiva en cada uno de los organismos del Partido: células, comités, grupos de candidatos a miembros, a fin de precisar y conocer a cabalidad cómo va a ser aplicada en cada uno de los sitios de trabajo y la responsabilidad personal de cada militante. Su éxito requiere una planificación adecuada y un permanente control a fin de que las metas sean cumplidas, inclusive antes de la fecha de finalización.

Esta actividad discutida y resuelta por el Comité Central del Partido responde a la aplicación de un principio básico en el funcionamiento de nuestra organización, el principio del autosostenimiento material, que bien puede resumirse en la siguiente idea: la lucha para alcanzar la liberación social de la clase obrera debe ser financiada y sostenida por la misma clase obrera y el pueblo. Ese principio responde o está íntimamente relacionado –a su vez- al principio de la independencia de clase en la lucha que el proletariado lleva adelante para poner fin al sistema de explotación y para construir la sociedad de los trabajadores.

Todos los aspectos que abarca la actividad política revolucionaria, todos los elementos necesarios para organizar y llevar adelante la lucha de la clase obrera a fin de hacer la revolución necesitan ser atendidos y resueltos por la propia clase obrera y el pueblo, por el partido del proletariado que cumple la función de vanguardia revolucionaria, pues, nadie más que el mismo pueblo financiará su propia lucha.

Tomemos como ejemplo un elemento indispensable para el trabajo político a nivel nacional: el órgano central de prensa, En Marcha. La regularidad de su circulación, que entre otros aspectos implica garantizar todos los elementos materiales para su publicación es de responsabilidad de la dirección nacional del Partido, y así lo ha hecho porque entiende que no puede privar a la célula, al militante, al candidato a miembro del Partido del principal instrumento para hacer una sistemática difusión de las ideas revolucionarias entre las masas. Pero además, el partido en su conjunto está comprometido con esta tarea en tanto y en cuanto paga su periódico, recauda y centraliza el dinero de los ejemplares que vende en su sector de actividad política. Lo mismo podemos decir de otros materiales o publicaciones como las revistas Política y Unidad y Lucha.

Si miramos el fenómeno en el ámbito particular de la acción de la célula, del grupo de candidatos a miembros del Partido o del núcleo de la Juventud Revolucionaria, los requerimientos materiales son igualmente constantes e insoslayables. El trabajo político requiere de una propaganda particular, específica, que responda a la realidad y necesidades del respectivo sector de actividad, y debe ser solventada –política y materialmente- por el organismo de partido correspondiente. Lo mismo podemos decir de la organización de escuelas de formación política o la designación de delegaciones para participar en eventos que forman parte del quehacer político revolucionario. Una consecuente conducta política revolucionaria implica discutir cómo conseguir los recursos materiales para el eficaz cumplimiento de esas tareas y no dejar de hacerlas porque “no hay plata”.

La carencia de recursos no puede limitar y menos anular el cumplimiento de nuestra actividad revolucionaria; por el contrario, esas necesidades deben ser resueltas, y no solo cuando ya están presentes sino preverlas, a fin de que en la planificación del respectivo organismo se encuentren ya las medidas para hacerlas frente.

La comprensión por parte de la militancia y de los candidatos a miembros de la política de autosostenimiento material es fundamental, a fin de que tengan una visión cabal, multilateral de la naturaleza de nuestra organización, de los principios leninistas de organización. Por ello, la discusión y montaje de esta campaña en cada organismo del partido va a ser de un gran valor ideológico en la formación del militante.

Pero no solo para éste, sino también para los sectores a los que lleguemos con la campaña, pues, será un mecanismo para que conozcan mejor lo que es el PCMLE, su política, algunos de sus mecanismos de trabajo, para lograr un mayor compromiso de nuestro pueblo con su propia lucha.

Esta campaña debe servirnos para mejorar los nexos políticos con nuestro pueblo y, por supuesto, para recaudar recursos tan indispensables para nuestra lucha diaria.