Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > País > Preparar la jornada del 20S es la tarea

Preparar la jornada del 20S es la tarea

Martes 5 de septiembre de 2017

Las centrales sindicales deben cumplir con su rol histórico, más en los momentos actuales, es una necesidad demostrar su capacidad de convocatoria, fuerza y movilización

El 20 de septiembre es la fecha que las organizaciones sociales y populares reunidas en la convención nacional del FUT resolvieron desarrollar en todo el país una Jornada Nacional de protesta contra la corrupción para recuperar los derechos económicos, políticos, sociales de los trabajadores y por la Consulta Popular.

Las centrales sindicales, las organizaciones del Frente Popular cumpliendo con este mandato hacen esfuerzos importantes para ejecutarlo en las mejores condiciones, pero sobre todo trabajan para que los pueblos del Ecuador el 20S expresen su descontento en las calles.

Las organizaciones sociales deben prepararse para participar activamente de la jornada de lucha, paro lograrlo es necesario realizar reuniones con los militantes, afiliados, agremiados, simpatizantes. En ellas hay que informar sobre la situación política que vive el país, la corrupción que aparece cada vez con nuevos casos, el sometimiento de la justicia al correísmo, la necesidad de la Consulta Popular como mecanismo para desestructurar el correísmo, etc. Hay que abrir el debate, recoger sus opiniones, confrontar planteamientos equivocados.

El papel que jugarán los dirigentes sindicales, estudiantiles, barriales, campesinos, indígenas, del magisterio, de los comerciantes, etc., es clave. Los miembros de comités ejecutivos o directivas deben preparar sus intervenciones con los argumentos necesarios para exponerlos y estar en la capacidad de resolver dudas e inquietudes. Deben conocer las propuestas, plantearlas y ganar conciencia y adhesión en el movimiento de masas para garantizar el éxito de la jornada.

Cada una de las centrales sindicales debe cumplir con su rol histórico, más en los momentos actuales, es una necesidad demostrar su capacidad de convocatoria, fuerza y movilización y junto con los sectores sociales, populares, indígenas y campesinos enfrentar al gobierno de Moreno para exigir que se atiendan las demandas planteadas.

Desde la Convención en agosto, los sectores sociales desarrollaron constantemente movilizaciones, plantones, mítines, concentraciones, en las que se expresó la indignación y rabia de la población por las fechorías cometidas por los funcionarios corruptos, y las demandas se consolidan para:

Exigir la salida del vicepresidente Jorge Glas que está involucrado en los actos de corrupción de los sectores estratégicos. No más impunidad.

Convocatoria a Consulta Popular para desmontar todo el aparataje correísta construido en 10 años, desmontar las leyes que fueron aprobadas para garantizar la impunidad de los altos funcionarios de Alianza PAIS.

Recuperar los derechos que fueron arrebatados en el gobierno de Correa, por ejemplo, las enmiendas inconstitucionales aprobadas en diciembre 2015, que el Frente Popular planteó sean sometidas a Consulta Popular, pero los oficialistas le cerraron el paso.

Eliminar reelección indefinida del Presidente de la República.

Restituir la comunicación como un derecho, no un servicio como lo establece la Ley de Comunicación.

Devolverle a la Contraloría la capacidad de controlar el manejo de los recursos estatales tal como lo establece la Constitución en sus funciones.

Reconquistar la libertad sindical que por derecho le corresponde a la clase obrera y por ley ha sido eliminada, perjudicando particularmente los derechos de los trabajadores del sector público.

Restituir las competencias de los Gobiernos Autónomos Descentralizados, entre otra.

Según José Villavicencio, presidente del FUT, presentaron en mayo una carta al presidente Moreno con algunas propuestas y solicitaron reunirse con él para expresarlas, y entregarle las propuestas desarrolladas por los movimientos agrupados en la organización.

El 20S el gobierno de Moreno debe medir el termómetro social que se verá en las calles de todo el país, debe considerar las propuestas que el movimiento popular va fortaleciendo y comprometerse con los sectores populares más que con los empresarios y la derecha. De la presencia y participación de los sectores sociales y populares dependerá el éxito de la movilización.