Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > País > Neoliberalismo en tiempos de revolución ciudadana

Sector agrario

Neoliberalismo en tiempos de revolución ciudadana

Martes 5 de septiembre de 2017

Los ejes de enfoque serían: acceso a mercados; kits e insumos; dotación de riego; chatarrización y mecanización; crédito; seguros agrícola y ganadero; asistencia técnica; asociatividad, y legalización de tierras.

Sin embargo, este proyecto, lejos de preocuparse de la situación del campesino y el pequeño productor, se encuentra enfocado en total beneficio de las enormes cadenas de supermercados, hoteles y restaurantes y de los grandes productores y terratenientes del país.

Lenín Moreno, al igual que en todos los gobiernos “neoliberales” anteriores, tan criticados por esta “revolución ciudadana”, ha priorizado, una vez más, los intereses y las ganancias de las elites “agroempresariales” y el agronegocio.

El “modelo” predominante de agricultura en el Ecuador, en sus rasgos generales, no ha cambiado: por un lado, existe un polo primario-agroexportador que se sostiene sobre el control de los recursos productivos más importantes (tierra, agua, tecnología) y la sobre explotación laboral; seguidos por un importante sector, de pequeños y medianos productores; y finalmente, una enorme proporción de pequeños agricultores que subsisten a través de las actividades familiares.

Las pésimas condiciones de los trabajadores se mantienen: empleos temporales, horas extras no pagadas, prohibición de sindicatos, trabajo infantil, flexibilización del trabajo, entre otras tantas realidades que, a través del análisis y discurso macro-económico orientado hacia la producción, ignora los factores estructurales de la desigualdad.

En la última década, en donde se pregonaba una falsa renovación con una “agenda indígena campesina” (Estado Plurinacional, Soberanía Alimentaria, derechos de la naturaleza, Buen Vivir, entre otras tantas.) se ha estructurado lo que los campesinos definen como “Paquetazo Agrario”.

El “paquetazo” fue una forma de tematizar o entender la estrategia de los distintos gobiernos neoliberales que subordinaron al Estado a los intereses de las elites.

Moreno, al igual que su predecesor, se ha entregado a los empresarios y a la banca, a pesar de sus “infructuosos” intentos de “diferenciarse”, quien a pesar d las demandas indígenas y campesinas ha puesto nuevamente al Gobierno al servicio de la agroindustria y los agronegocios.

Principales elementos que denotan hacia a donde avanzan las políticas públicas agrarias del país:
1.- Privatización de los recursos productivos o la contrarreforma agraria: Han asegurado el derecho privado a la tierra y el agua y, en el caso de las semillas, favorecen la circulación de semillas certificadas y promueven el uso de transgénicos para la “investigación”

2.- La reprimarización de la agricultura y dependencia económica: Legalizó la expansión de las camaroneras en zonas de manglar que hasta hace poco estaban protegidas por la ley; legalizó los cultivos ilegales de banano en manos de las grandes empresas; firmó un Tratado Comercial con la Unión Europea que acentúa aún más la reprimarización de la agricultura y la economía.

3.- La transferencia de recursos estatales para la subordinación campesina al modelo de agroindustrial: Implementando a través de los programas estatales que promueven la inclusión de los pequeños productores a las “cadenas de valor” y que instalan los imaginarios de “competitividad empresarial” y por medio de las transferencias directas a las grandes empresas a nombre de las crisis o el desarrollo productivo.

4.- Concentración de capital: La producción se destina, principalmente, a la exportación (banano, flores, camarones, etc.) o la producción industrial de alimentos (leche, maíz duro, palma, etc.), con lo que se mantiene y fortalece el control oligopólico del mercado y sus enormes tasas de ganancia.