Semanario En Marcha

Órgano oficial del Comité Central del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador PCMLE

Portada del sitio > Formación > Construcción del partido > Pensar, Vivir y Luchar como comunistas

Pensar, Vivir y Luchar como comunistas

Martes 5 de septiembre de 2017

El Comité Central del PCMLE ha aprobado –como una tarea de carácter interno- el impulso de un Movimiento de Revolucionarización del Partido y sus fuerzas que, en términos generales, se propone mejorar la calidad del trabajo que desarrollamos para cumplir con el objetivo estratégico de organizar y llevar a la victoria la revolución social en nuestro país.

Tras un importante proceso de debate al interior de nuestra organización, el Comité Central del PCMLE ha aprobado –como una tarea de carácter interno- el impulso de un Movimiento de Revolucionarización del Partido y sus fuerzas que, en términos generales, se propone mejorar la calidad del trabajo que desarrollamos para cumplir con el objetivo estratégico de organizar y llevar a la victoria la revolución social en nuestro país.

Este movimiento, cuya responsabilidad en su ejecución recae en todos los militantes, y de manera particular en los organismos de dirección, se propone:


-  Afirmar la vigencia del marxismo leninismo, la naturaleza de clase del Partido e impulsar a nuevos niveles la gran responsabilidad de organizar y hacer la revolución, la lucha por la conquista del poder como tarea de las generaciones presentes;


-  Emprender la discusión multilateral de la política del partido desarrollada hasta ahora y proyectarla a nuevas expresiones que produzcan avances en la construcción del movimiento revolucionario de masas, la unidad de las clases trabajadoras, la juventud y los sectores avanzados del movimiento indígena y negro, de la afirmación del papel dirigente de la clase obrera;


-  La utilización de todas las formas de lucha para desbrozar el camino de la lucha política en la coyuntura y el rumbo estratégico hacia el objetivo de derrumbar la dominación del imperialismo y los capitalistas y la implantación del poder popular;


-  Avanzar en la tarea de construir un gran partido, guiado por el marxismo leninismo, arraigado en la clase obrera, las demás clases trabajadoras de la ciudad y el campo, los pueblos y la juventud, un partido de nuevo tipo, intrépido y aguerrido, férreamente unido en torno a los principios, disciplinado y audaz, capaz de avanzar en el proceso de acumulación de fuerzas, de empuñar y dirigir las grandes batallas por la revolución y el socialismo.

Para cumplir con esos propósitos, el Comité Central ha establecido una serie de orientaciones ideológicas, políticas y organizativas, que deben aplicarse teniendo en consideración el nuevo escenario políco-social que vive el país y las circunstancias por las que atraviesa el mundo, caracterizado por la agudización de las contradicciones interimperialistas, la disputa de mercados, de áreas de influencia y, al mismo tiempo, por la reanimación del movimiento social de la clase obrera, de los pueblos y nacionalidades oprimidas.

Nos proponemos que el PCMLE cumpla a plenitud sus responsabilidades y tareas revolucionarias, lo que demanda sintonizarse con el estado de ánimo de las masas, enteder sus anhelos, llevarlas a la lucha y en ese contexto mejorar nuestra relación con ellas, avanzar en su politización y organización.

El mejoramiento de la calidad del Partido exige que sus militantes eleven su nivel teórico político. A la convicción ideológica, a la decisión que los militantes tienen para llevar adelante las tareas revolucionarias hay que incorporar una mayor comprensión y claridad teórico-política sobre los problemas de la revolución, sobre el curso de la lucha política y cómo actuar sobre ella. El estudio del marxismo-leninismo es indispensable en la formación del militante comunista; la comprensión y aplicación de los documentos centrales del Partido debe formar parte de ese proceso.

Esa mayor comprensión de la teoría y política revolucionarias debe expresarse, a su vez, en la elevación de la capacidad de elaboración política por parte de todos los orgnismos del Partido. Para el desarrollo del movimiento revolucionario de masas es indispensable elaborar propuestas programáticas, orientaciones, consignas que con la guía del marxismo leninismo partan de los intereses inmediatos y estratégicos de la clase obrera y el pueblo, y den respuestas a los problemas de los trabajadores, de los pueblos y del país; políticas que se posesionen en el imaginario de las masas, que sean asumidas por ellas y las predispongan a la lucha por su realización.

Este Movimiento de Revolucionarización nos plantea el impulso, a nuevos niveles, de una ofensiva ideológico-política por la revolución y el socialismo, para difundir entre la clase obrera, la juventud y el pueblo nuestra ideología, nuestras propuestas programáticas; para desarrollar en esos sectores una consciencia revolucionaria que se exprese en su participación en la lucha reivindicactiva y pollítica; y, una ofensiva para desenmascarar los planteamientos reaccionarios de la burguesía y el imperialismo, así como las propuestas burguesas deisfrazadas de “izquierdistas” y “revolucionarias”.

El impulso de esta ofensiva demanda multiplicar la propaganda. En varias ocasiones hemos insistido que sin ésta no es posible la lucha revolucionaria de las masas; se trata de una actividad que debe ser cumplida por todos los militantes y desde todos los sectores en los que trabajamos.

Nuestra prensa central, el semanario En Marcha, debe cumplir un destacado papel en el propósito de politizar y elevar la consciencia política de las masas. A su vez, es necesario entender que todos los militantes tienen el deber de cumplir la vocería de la política del Partido, para que el pueblo conozca nuestro punto de vista frente a cada uno de los acontecimientos que ocurren en el país y el mundo y –sobre todo- se unan a la lucha por alcanzar los objetivos políticos que proponemos.



Estos son algunos de los elementos que contempla el Movimiento por la Revolucionarización del Partido, en la próxima edición de En Marcha continuaremos con el análisis de esta orientación.